Coberturas

El reencuentro con Quique González y los Detectives

Lunes, 03 abril 2017 0 Comments

No tuvimos mucho tiempo para asimilar que Quique González se unía a la lista de españoles que visitarían la ciudad en el primer trimestre del año. Las últimas veces se había presentado en solitario en foros más pequeños, pero sin duda un par de veces no son suficientes para deleitarnos con la música del madrileño. Así, los boletos no tardaron en salir y los fans en comprarles pues esta ocasión, González no venía solo; Los Detectives le acompañaban por primera vez para promocionar su último disco en conjunto Me mata si me necesitas.

La fila comenzó antes de las 20:00, y aunque entramos con retraso, sobre las 21:30hrs, puntales, las luces se apagaron y al escenario de foro de Zacatecas fueron subiendo los seis detectives y, al final, Quique. Todos rompimos en aplausos, gritos y, sin duda, la emoción era el sentimiento que compartíamos. González y compañía tomaron micrófonos e instrumentos, donde lo que abundaba eran guitarras ya eléctricas, ya acústicas.

“Sangre en el marcador” fue la encargada de abrir la noche, noche que esperábamos y que apenas comenzaba. “Se estrechan en el corazón” fue la segunda canción que dio paso al agradecimiento de Quique y Los Detectives al público que coreaba sin falla cada tema. Era, como bien dijo el músico, “la fiesta del reencuentro”, pero no sólo de reencuentro, también de presentarnos un espectáculo que no había presentado antes en México.

Cada canción iba acompañada de un cambio de guitarra, a veces veías un violín o la entrañable armónica de Quique.
Pero también cada canción incluía algún acercamiento de Quique o del bajista con nosotros, el público; peticiones de canciones de aquellos que no se callaban a mitad de canción o algún insulto por los pequeños fallos en sonido (cosa bastante molesta, por cierto). Sin embargo, esto no impidió que “Charo” sonara con la gran voz de Nina de Juan (vocalista del grupo Morgan). Nina, quien al inicio jugaba con sus manos, se la veía nerviosa.

Puedo decir que era un vaivén de emociones; de pronto uno podría sentir ese rock-folk que recordaba a Bob Dylan, otras a balada pop que recordaba a Antonio Vega. Cantábamos al unísono “Te lo dije” (que nos hizo seguir con las palmas el ritmo) “Salitre” y “La ciudad del viento”, a veces levantábamos las manos o nos movíamos en nuestro sitio, como si Quique y los Detectives cantaran sólo para uno.

Y sí, las luces de los móviles no se hicieron esperar cuando sonó “De haberlo sabido”. Ahí reinó el silencio y la piel se me erizó con la bella interpretación de Nina, que poco a poco se iba soltando y que era vista por los demás músicos con una ternura y admiración grande. “Pequeño R&R”, “Parece mentira”, “Orquídeas”, “Relámpago”, “No es lo que habíamos hablado” y “La casa de mis padres” animaron más la atmósfera ya de por sí nostálgica que nos dejaban algunas otras canciones. En cerca de dos ocasiones, Los Detectives salían del escenario y quedaba Quique solo con su guitarra y armónica, otras le acompañaba una guitarra más. Cada cambio de instrumento o micrófono era prontamente atendido por el equipo de la banda, así el concierto fluía

El espectáculo duró aproximadamente dos horas y media y seguramente lo que sentí (o sentimos) de ver a grandes músicos en el escenario del Foro no podría compararse con estas palabras y tampoco podría recordar el orden de las canciones, pero sí podría poner orden a la marea de cosas que sentí mientras les veía, tan cerca, tocar. Empero, lo que podría decir con toda seguridad es que pocas veces he visto a músicos comunicarse tan bien entre ellos: guiños, miradas, sonrisas. Era claro que todos y cada uno, pese a los nervios, disfrutaban hacer música juntos. Había, sin duda, miradas de admiración mutua. Un sincronía casi perfecta, aun con los fallos de audio. ¿Habrá sido el mejor concierto de la gira latinoamericana como esperaba González al inicio del recital?, al menos para mí, público y seguidora, sí lo fue. Quique González es de esos músicos que no necesita grandes producciones, pues sus letras y música habla por sí mismas.

Quique presentó con gusto a Los Detectives a quienes llenaba de halagos por su gran trabajo esa noche y, en general, en la música. Algunos pedían otras canciones como “Adelita” o “Me agarraste”, y aunque claro que me hubiese gustado escucharlas, no había mejor manera de cerrar una gran noche que con la canción que recordamos a dueto con Iván Ferreiro, “Vidas Cruzadas”. Pero como no estaba Ferreiro, fue Javier Miñano quien acompañó la última canción del concierto. Javier, claramente emocionado, subió saludando a todos y fue recibido con un gran abrazo y sonrisa de Quique, quien mencionaba que era un gran músico y que no podía estar más contento de tenerlo ahí esa noche.

El concierto acabó y todos seguían con esa sonrisa del principio. Sabían que habían triunfado y que sin duda habían dado un maravilloso show lleno de recuerdos, veinte años de carrera -y los que faltan- se condensaron en esas horas que terminaron con ocho personas bailando, abrazándose y festejando sobre el escenario.

Cuando terminó todo, algunos esperamos a que salieran a saludar, a firmar algo. Y, en efecto, fue así. Más tranquilo, Quique salió a ver a su público quienes seguimos contentos, tarareando. Mencionó que no quería irse, que había sido maravilloso y que esperaba volver. Quique, nosotros también esperamos tu vuelta.

 

 

Tl Sputnik

La Fred Astaire de los descoordinados. Literatura, música y tontería. Fb: Tl sputnik Tw: @josoclasputnik

22 posts | 1 comments https://nomeimportasputnik.wordpress.com/

Comments are closed.