El rey: Pau Donés y su Jarabe de Palo

Coberturas
Domingo, 19 marzo 2017 1 Comments
El rey: Pau Donés y su Jarabe de Palo

Después de haber tenido la fortuna de que Pau Donés se sentara a platicar con nosotros en el foro de Festify, sentía mucha emoción de verlo presentarse en el Vive Latino 2017. Aparté lugar cerca del escenario, a pesar de que generalmente soy una paria y prefiero estar tan alejada como se pueda de los fans que se ponen adelante; después me fui a buscar algo de comer. De regreso, el staff del festival nos detuvo para que pasara un carrito en donde él iba. Cuando le gritamos, apartó la mirada del celular, en el que venía grabando su trayecto al escenario, y nos dirigió una sonrisa cálida.

Y ese fue, para mí, el primer acorde de su concierto y la marca definitoria de lo que pasó ayer en el Plisner Plata: calidez. Después de dos años de ausencia en los escenarios, Jarabe de Palo se presentó por primera vez en el Vive Latino 2017. Nos cantaron “Bonito” para iniciar el show y, de ahí, efectivamente todo estuvo bonito. El ambiente de hermandad entre la gente que cantaba al unísono, que gritaba cuando Pau Donés entonaba: “Y si quieres más pues…”

Gritamos de emoción ante la energía desbordada de un Pau luchador que no se deja vencer por el cansancio, por los ires y venires de la enfermedad, por nada. Corría de un lado al otro del escenario, tocaba al lado del guitarrista principal, festejaba la vida.

Te puede interesar: A los mexicanos nadie les quita la fiesta: La Tremenda Korte en el VL

Y luego nos dedicó “Humo”. A todos los que estábamos ahí, escuchándolo. “Abrázame fuerte, amor, te lo ruego, por si esta fuera la última vez”. Confieso que no pude evitar que se me hiciera un nudo en la garganta. Parecía que las luces se habían apagado y que solamente estaba él iluminado, intentando transmitir un mensaje de tranquilidad que, por el contrario, a mí en particular me dejó intranquila por un momento.

Junto con Inspector, la presentación de Jarabe de Palo fue la más emotiva del Día 1 del Vive Latino. Cada una de las canciones nos ponía la piel chinita, nos despojaba del alma y luego, toda revuelta, nos la regresaba renovada. Por supuesto, la presentación cerró con “La flaca”, pero luego Donés regresó solo y nos rindió el mayor de los tributos: nos contó que, durante el tiempo de enfermedad, escuchaba una canción del maestro José Alfredo Jiménez para recuperar fuerza… y entonces cantamos con él “El rey”.

Charbelí Ramos

54 posts | 0 comments

One Comment

  1. Pingback: Los Cadillacs… ¿ya no son tan Fabulosos? | Festify

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *