Especiales

La importancia de llamarse The Stone Roses

Lunes, 26 junio 2017 1 Comments

¿Por qué una banda que sólo sacó dos álbumes, y un par de sencillos por ahí, se convirtió en la pionera de todo un movimiento?
Es una pregunta, hasta cierto punto, razonable, sobre todo porque sólo uno de esos dos discos tuvo éxito comercial, masivo, y los catapultó al estrellato. Pero vayamos despacio. Empecemos, como dicen por ahí, por el principio.

Era 1983 y un grupo de jóvenes de Manchester se juntaron para hacer música. En aquel entonces, ostentaban nombres como The Patrol, The Fireside Chaps, entre otros, pero fue hasta ese año en que deciden llamarse The Stone Roses. Seis años después, en 1989, y luego de algunos altibajos en los que se fueron y llegaron varios integrantes, la banda lanza su primer álbum: The Stone Roses.

Producido por John Leckie, quien produjera años después The Bends de Radiohead, el primer disco de Ian Brown (voz), John Squire (guitarra), Gary Mounfield “Mani” (bajo) y Alan Wren “Reni” (batería), fue un rotundo éxito gracias a temas como “She Bangs the Drums” y “Fool’s Gold”, los cuales llevaron al grupo a los puntos más altos de la fama. Además, ese primer álbum contiene canciones que hoy en día son clásicos, no sólo de la banda, sino del britpop en general, como “I Wanna Be Adored”, “Made of Stone” y “I Am the Resurrection”.

El momento de la consagración llegó el 27 de mayo de 1990, cuando dieron un concierto histórico ante unos 27 mil asistentes en Spike Island, momento que, de acuerdo con la prensa especializada y varios músicos, marcó el inicio del britpop.

Lo que vendría después sería el declive del grupo. The Stone Roses causó revuelo entre los jóvenes británicos y bandas como Blur, Manic Street PreachersOasis, The Verve, entre muchísimos más, vieron a Ian Brown y compañía como una de las agrupaciones más importantes entre sus influencias. Aunque, por otra parte, la misma prensa que los elevó ahora les cobraba factura.

Dicen “los que saben” que la prueba real para una banda de rock es su segundo disco y en el caso de los Stone Roses, Second Coming, su siguiente material lanzado en 1994, pasó sin pena ni gloria, aunque con algunos temas como “Love Spreads” que los mantuvo en las listas de los más vendidos. Lo que era claro es que aquel combo que sacudió a toda una generación ya no era el mismo. La fama, las drogas y los problemas entre los integrantes se hicieron más latentes, y, poco a poco, la banda se disolvió. 1996 sería el año en el que The Stone Roses diría adiós por primera vez.

Sí, años más tarde, Ian Brown se lanzó como solista y, a diferencia de sus compañeros que también emprendieron su propio camino, éste tuvo una mayor exposición. Desde su álbum debut, Unfinished Monkey Business (1998), hasta My Way (2009), su más reciente disco, Brown siempre se alejó del sonido “Manchester” que creó junto a sus compañeros de banda. Pese a su éxito, era claro que el vacío que de habían dejado los Stone Roses era muy grande. Sí, fueron una banda con dos discos, pero lo que hicieron ellos, nadie lo ha vuelto a hacer.

Desde el 2011 se volvieron a juntar y comenzaron a  tocar por todas partes; México los vio en 2013, en el Pepsi Center, y muchos se lo perdieron. Algo normal, si tomamos en cuenta que, de este lado, cuando hablamos de britpop, sólo nos fijamos en Blur y Oasis, dos bandas que han declarado abiertamente que los Stone Roses los introdujeron a la música. Noel Gallagher diría alguna vez: “cuando escuché la canción Sally Cinnamon por primera vez, supe cuál iba a ser mi destino”.

Actualmente, todo indica que, una vez más, Ian Brown, John Squire, Gary Mounfield “Mani” y Alan Wren “Reni” se despiden, le dicen adiós a la banda. Una noticia lamentable, porque, muy probablemente, sin The Stone Roses no hubiese existido un movimiento tan importante como el britpop. O quizá sí, pero sin el mismo impacto, porque la euforia que causaron en aquella mítica presentación de 1990, en Spike Island, movió masas, movió a los jóvenes. Era un momento en el que la música británica necesitaba de un líder y una bandera para salir. Ya había una escena, con bandas como Pulp, los Inspiral Carpets, Sleeper, etcétera, pero faltaba ese grupo que hiciera florecer al jardín.

Los Stone Roses lo hicieron y con un sólo disco, un álbum titulado simple y sencillamente The Stone Roses. Eso lo dice todo.

Alonso Efeese

Si lo mexicano es naco y lo mexicano es chido, entonces, verdad de Dios, ¡todo lo naco es chido!

1051 posts | 0 comments

One Comment

  1. Pingback: Depeche Mode lanza video en 360° | Festify

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *