Coberturas

Leiva en el Lunario | Una experiencia demoledora, catártica y perfecta

Jueves, 25 mayo 2017 0 Comments

Te tardaste mucho en venir, Leiva, pero todo, absolutamente todo, valió la pena.

Anoche hiciste historia, Miguel. Una de esas que se quedarán registradas en la memoria de quienes estuvimos ahí y, sobre todo, en quienes no pudieron aisitir. No sólo fue un buen concierto, fue una cuenta saldada con creces; fue una primera vez soñada. Es más, ni siquiera creo que tú te hubieses imaginado tal recepción.

Eran las nueve la noche y el Lunario lucia ya atiborrado. La gente estaba ansiosa, nerviosa, emocionada, excitada. Había un sentimiento de que algo grande iba a suceder. Algo épico. Mientras pasaban los minutos, la espera se hacía más larga. Tenías que salir ya, Leiva, y demostrar por qué tienes tan embobado al público mexicano.

Y así fue: saliste al escenario y todo, absolutamente todo, dio un giro radical. Del nervio, pasamos al griterío, al júbilo, a la felicidad. Y es que no era para menos, nos la debías. Nos tuviste en el olvido por muchos años. Pero, vaya, desde el primer guitarrazo todo eso se esfumó. Hiciste de esa noche una de las mejores noches en en Lunario y, sin duda, una de las mejores experiencias de todos los que estuvimos ahí contigo, gritando, saltando, cantando, sudando…

Demoledor, ese es el adjetivo que le he puesto a tu concierto. Tu banda, impecable; tu setlist, inmejorable. Y tú, tú estuviste a la altura. Rompiste esquemas. La rompiste. Pusiste en alto tu categoría, tu talento, ese que muchas veces se ha criticado. Pero en el escenario eres/fuiste un monstruo. Y eso nadie lo debe poner en duda.

Nos dejaste con ganas de más y creo, por tu expresión al final, que a ti te pasó igual. Tuviste la suerte de encontrarte con un público que tiene este amor inmenso e incondicional hacia tus compatriotas, un público fiel que supo esperar y sabe lo importante que fue el concierto de anoche. Inolvidable. Creo que así nos fuimos todos a casa, con esa sensación. Y también con el deseo ferviente de que regreses pronto. Lo prometiste.

Mis favoritas: “Mi Mejor Versión”, “Monstruos”, “Miedo”, “Vis a Vis”, “La Lluvia en los Zapatos”, “Lady Madrid”  “Los Cantantes”, “Mirada Perdida”, “Terriblemente Cruel”, “Sincericidio” y “Breaking Bad” (esta con dedicatoria para el gran Chris Cornell).

Hoy la resaca post-concierto es inevitable. Hoy es día de escucharte a través de tus discos, de tus canciones. Es día de comenzar a añorar el tan anhelado regreso. No tardes tanto. No nos hagas tener miedo de no verte hasta dentro de mucho.

La rompiste, Leiva. Gracias por eso.

Leiva en el Lunario | Foto por David Romero

Fotos por David Romero.

Alonso Efeese

Si lo mexicano es naco y lo mexicano es chido, entonces, verdad de Dios, ¡todo lo naco es chido!

1011 posts | 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *