Coberturas

Noche de Karaoke con Russian Red en El Plaza

Lunes, 06 noviembre 2017 0 Comments

Tres años tuvieron que pasar para que la madrileña Lourdes Hernández, mejor conocida como Russian Red volviera a la Ciudad de México. La última vez que la vimos por aquí fue en 2014, en el Centro Cultural España, con un concierto pequeño donde, como mencionó en su presentación del domingo 5 de noviembre en el Plaza Condesa, era otra persona.

Si no mal recuerdo mal, era rubia. Hoy vuelve pelirroja y con el mismo corte. Karaoke, nombre de su último material, fue presentado al público que esperaba su regreso. El concierto, en teoría, comenzaba a las 7:00, la cantante y su banda salieron media hora después. En la espera, sentados en un Plaza lleno de sillitas, se escuchaba de fondo alguna música que era muy parecida a la de la española. A oscuras, algunos dormían. Sobre las 7:20, quitaron la música y las luces iluminaban el escenario. Éste adornado con tiras plateadas que resplandecían con las luces. Recordaba a los restaurantes y karaokes de los años 70; la iluminación, aunque cegadora, ambientaba el lugar de modo tal que, aunque El plaza es grande, se veía pequeño, íntimo.

Salían los músicos, entre la neblina no se distinguían, así que apenas se veía movimiento la gente gritaba. Al final salió Lulú, como sus fans le dicen. Sonreía.

El concierto abrió con “It’s a Heartache”, cover de Bonnie Tyler, a ésta le siguió “Take my breath away”, de Jessica Simpson. Russian Red daba sus primeras palabras, en las que recordaba su última visita y lo que mucho que había cambiado desde aquel entonces. Preguntó al público la distancia entre México y Madrid, esos pasos se traducirían en los años de su ausencia en los escenario mexicanos.

Después de las primeras cuatro canciones, el discurso de Russian se hacía ligeramente más amplio. Cada intervención, personalmente, me parecía bastante mecánica. Los karaokes y los coches – decía la madrileña- son sitios donde pasaron cosas que marcaron su vida. Habló de una anécdota con su hermana, cuando niñas. Iba de libertad y, así, comenzó con “I want to break free”, de Queen.

Tocaba de vez en cuando su guitarra. No se movía mucho. Las primeras filas llenas, iniciado el evento la gente seguía llegando o yéndose.

Antes del cuarto bloque de canciones, habló de mirarse en el espejo y no reconocerse. Ir a dormir con un extraño. “Loving Strangers” precedió a la presentación de la banda, donde cada uno tocó un solo de su instrumento. Había una corista italiana que tenía un tono de voz muy bueno. Además de esta parte, los músicos no mostraban mayor emoción o movimiento en escena, acartonados y perdidos en los tonos pastel de su ropa y las luces que dejaban ciegos a todos. Cabe mencionar que la mayor parte de la carrera de Russian Red ha sido cantando canciones en inglés, que destaca por su sonido newyorkino de canta-bar.

El setlist sólo contó con una canción, la que cerró el concierto, “Todas mis palabras”. Ésta, “Fuerteventura”  y “A hat” emocionaron más los asistentes. “I’ll Stand by you” despertó una parte sensual de la pelirroja que muchos aplaudieron. Ella bailaba, muy en su rollo, me recordó a Sherilyn Fenn, en Twin Peaks.

Visualmente el escenario era lindo y todo armonizaba de modo tal que la atmósfera vintage se lograba exitosamente. Ni hablar de su voz, que es linda y sí conecta con los fans, mismos que, por cierto, la hicieron llorar de emoción al final de la presentación. Sin embargo, el sabor de boca que me dejó el poco tiempo de su presentación fue amargo.

Tl Sputnik

La Fred Astaire de los descoordinados. Literatura, música y tontería. Fb: Tl sputnik Tw: @josoclasputnik

23 posts | 1 comments https://nomeimportasputnik.wordpress.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *