Oh Wonder: bitácora de una evolución

Bandas
Sábado, 15 abril 2017 0 Comments
Oh Wonder: bitácora de una evolución
 Imágenes tomadas con Moto Z Play y el Moto Mod Hasselblad True Zoom

 

Seguir a una banda desde sus inicios no solamente nos marca porque nos hacemos conscientes, a través de sus canciones, de sus álbumes, de las épocas, de lo que nos gustaba de ellos, sino también porque vamos acompañándolos en su crecimiento.

 

Es justamente eso lo que ha pasado con Oh Wonder: el año pasado en Live Out estaban súper nerviosos. Empezaron débiles y, posteriormente, mejoraron. La prueba fehaciente se vivió ayer en el Outdoor Theatre de Coachella.

¡Qué manera de comenzar! Totalmente dueños de sí mismos, de lo que son capaces de producir en la gente, de una escena tan poderosa como la de Coachella y ellos, privilegiados por su trabajo y por su talento, con la oportunidad de tocar y de que su música alcanzara otros públicos y penetrara en quienes ya los conocen.

Te puede interesar: Father John Misty quiso hacer un “Dylanazo”

El lugar estaba abarrotado y, a pesar de la naturaleza de su música (más tranquila), lo cierto es que hicieron gala de su nombre y maravillaron a los presentes. Los prendieron.

Aquí vale la pena también hacer una mención especial para el director de cámaras, cuyos movimientos eran precisos: captó lo mejor en el momento justo.

En algún punto, Josephine Vander Gucht empezó a entrar en una suerte de trance. Su rostro, sus gesticulaciones y sus movimientos nos demostraron que se había contagiado de la energía que ellos mismos provocaron en su audiencia y, de pronto, entró en éxtasis.

¡Bien por Oh Wonder!

Charbelí Ramos

54 posts | 0 comments

Comments are closed.