Conciertos

Portugal. The man: la música hace al maestro

Lunes, 23 octubre 2017 0 Comments

Portugal. The man se presentó el pasado 22 de octubre en El Plaza Condesa. Aquí nuestra reseña.

A pesar de que daba la impresión de que el concierto estaría desangelado, pues cuando iniciaron los teloneros, The Chamanas, la pista de El Plaza no se encontraba llena ni a la mitad de su capacidad, cerca de la hora de presentación de Portugal. The man (las 7:30 de la noche, sí, WTF!), el recinto se vestía de la comunidad hipster de la Ciudad de México.

Después de la prueba de sonido obligatoria, el grupo entró modestamente al escenario cuando todavía sonaba “The Unchained Melody”. “Hi Mexico City, it’s good to be back” (Hola, Ciudad de México, se siente bien haber regresado), dijeron mientras en la pantalla se leía un mensaje que empezaba con “No somos buenos para chorear en el escenario.”

Un par de covers –“For Whom the Bell Tolls” de Metallica y “Another Brick in the Wall” de Pink Floyd– marcaron el inicio de la presentación de The Lords of Portland, un show por demás entretenido, pero que se aleja mucho de lo que estamos acostumbrados a ver en una banda.

Estos músicos no son showmen. Son como una suerte de Drácula que se esconde en su castillo, pero en este caso, su castillo son los escenarios donde tocan y ellos no se distinguen, solamente vemos sus siluetas marcarse delante de las pantallas.

Ni siquiera parecía que buscaran un outfit en particular para salir. Playera o sudadera les resultó más que suficiente. La audiencia del concierto estaba mucho más arreglada que cualquiera de Los señores de Portugal. El show es la música y los gráficos. Ellos no. ¿O será acaso que el show es precisamente el antishow?

De cualquier forma, el público estaba por demás entretenido, pues estos señores sí que saben hacer música y tocarla. Demostraron, asimismo, que más que una sola persona excéntrica en el escenario, el ensamble musical lo es todo y la buena música cruza fronteras sin necesidad de que se ofrezca nada más. Portugal. The man no solamente nos brindó un gran recital, sino que también nos dio una clase de humildad.

Aunque ellos prácticamente no hablaron, ocasionalmente aparecían mensajes en las pantallas. De pronto eran mensajes sarcásticos, como “Nosotros somos Portugal. The man. Sólo asegúrense de estar en el concierto correcto, ¿Ok?”  (Fuera de la broma, si alguien de verdad hubiera estado en el lugar incorrecto, no se hubiera arrepentido de quedarse en este lugar a escuchar a los hombres, más bien tímidos, tocar.)

Quizá porque seis de sus rolas fueron del álbum Woodstock, su más reciente producción, se leyó en pantalla: “Gracias por comprar o robar nuestro nuevo álbum”. Antes bien, cuando tocaron “Modern Jesus”, toda la gente cantaba la rola con ellos y, por primera vez en la velada del domingo, se escuchó la letra en voz de los asistentes.

“This will be our last song” (Ésta será nuestra última canción), anunciaron antes de que empezaran a tocar un tercer cover, el de “Don’t Look Back in Anger” de Oasis, que fue ejecutado magníficamente. Salieron del escenario y, ante los gritos de la gente que pedía más, regresaron. Antes, agradecieron: “you are the loudest crowd in the world. You sure are amazing. I remember when I was young and I watched the DVD of Rage Against the Machine playing in Mexico City and the crowd was amazing. Watching that video surely changed my life” (Son la audiencia más ruidosa del mundo. De verdad son increíbles. Cuando estaba más joven vi el DVD de Rage Against the Machine en la Ciudad de México y la audiencia era maravillosa. Ver ese DVD cambió mi vida).

Y tocaron dos rolas más.

Charbelí Ramos

60 posts | 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *