Un viaje en el tiempo: Bronco en el Vive Latino

Coberturas
Lunes, 20 marzo 2017 1 Comments
Un viaje en el tiempo: Bronco en el Vive Latino

Si bien el Vive Latino ha sido muy criticado por la inclusión de bandas de música regional mexicana, lo cierto es que éstas forman parte de toda una cultura tradicional que, le pese a quien le pese, un festival de la envergadura del Vive no puede dejar de lado. Más allá de eso, ya se ha vuelto costumbre que, año con año, haya shows de este corte y, además, que sean muy exitosos.

La presentación de Bronco: el Gigante de América no fue la excepción. Ya desde que se había anunciado su regreso había gente -yo, entre ellos-, que se sentía inquieta y ansiosa de su regreso. Y el regreso ocurrió: ahí, en el Pilsner Plata, enfrente del escenario principal, en el día 1 del Vive Latino, mucho más concurrido que la segunda jornada.

Y sí, la gente de mi generación (millennials de los años ochenta) estaba vuelta loca con los recuerdos que Bronco traía a nuestras memorias con cada una de sus letras. Todo el tiempo se escuchaban gritos de emoción ante el reconocimiento de una canción que hacía años que no escuchábamos y que, de pronto, era tan familiar como subirse al triciclo o a la avalancha de la infancia. Nos pusimos nostálgicos al mismo tiempo que el corazón nos latía rápidamente. Recordamos cómo en nuestras casas había casetes de Bronco: éxitos volumen I y volumen II. ¿Puede algo ser tan poderoso como para hacernos regresar en el tiempo y volvernos unos niños en los noventa? Sí, el sintetizador de Ramiro.

Te puede interesar: Del presente al pasado: Zoé en el Vive Latino 2017

Lupe Esparza canta igualito. Con este tonito aspirado que lo hace un intérprete tan particular y tan característico, si bien no es lo mismo los tres mosqueteros que veinte años después, y ya nada queda de su cuerpo fornido y su outfit del chaleco que dejaba entrever sus músculos trabajados es, total y absolutamente, cosa de los años noventa.

Como si necesitaran demostrar que, efectivamente, son un gigante de América, la agrupación contó con invitados de la talla de Martín Lorenzo, “La mosca”, de Los Auténticos Decadentes, Carlos Sadness, Los Caligaris, Illya Kuriaki (en un arreglo por demás forzado para introducir “A mover el culo” en medio de “Sergio el Bailador”)  y Kinky.

A pesar de que hubo momentos de humor involuntario, como cuando Lupe Esparza presentó “Que no quede huella” y habló de que quería que la escuchara hasta Donald Trump, a propósito de nada, también hubo innumerables momentos emotivos, entre los que destaca, por supuesto,  la interpretación de “Amigo bronco”, dedicada a Choche, antiguo miembro del grupo que murió antes del reencuentro, y el recuerdo de las canciones para niños, “Sheriff de chocolate” y “Los castigados”.

Sin duda, un acto muy esperado y lleno de energía, que fungió como una nave del tiempo y nos transportó a los gloriosos años noventa de la clase media mexicana.

Charbelí Ramos

62 posts | 0 comments

One Comment

  1. Pingback: Magia pura con Julieta Vengas en el Vive Latino | Festify

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *